Cómo regar el árbol de bonsái en el interior

En La Penelopiada , Margaret Atwood nos recuerda bellamente que todos somos ” media agua “. Así que cuando no podemos pasar un obstáculo, siempre podemos ” rodearlo ” – como lo hace el agua .”

De manera similar, aprender a regar los árboles de bonsái en el interior no viene con algunas fórmulas mágicas y adecuadas para todos. En cambio, es a través de la práctica y la observación que un jardinero de árboles de bonsái es capaz de establecer la mejor rutina de riego.

Sin embargo, si sigues el puñado de consejos inteligentes y fáciles de aplicar que compartiremos a continuación, tendrás mucha más confianza para determinar cómo y cuándo regar tus obras maestras del árbol de bonsái.

Regla #1: Evitar el riego en un horario estricto

Fuente de la imagen

Lo primero es lo primero, hay toda una serie de factores que hacen que el proceso de regar un árbol de bonsái sea altamente íntimo y singular.

Por ejemplo, los diferentes jardineros de bonsáis usarán macetas de diferente tamaño, diferentes mezclas de tierra, diferentes fertilizantes, y eso es sólo para nombrar algunos.

Es más, los diferentes árboles de bonsái estarán en una etapa diferente de desarrollo. No menos importante, las especificaciones climáticas también juegan un gran papel en la rutina de riego de un árbol de bonsái.

Con esto en mente, la única persona que puede darte los mejores consejos para regar tu árbol de bonsái es .

Muchos cultivadores de bonsáis novatos tienden a cometer un terrible error al tratar de seguir unas pautas particulares: riegan según un horario.

Esto es NO una buena idea porque quieres tratar a tu bonsái como el árbol individual y único que es. Es mejor observar sus reacciones y actuar en consecuencia, en lugar de atenerse a un mal funcionamiento, a horarios innecesarios.

Regla #2 – Dominar la relación entre el tiempo del agua y el campamento; los componentes del suelo

Fuente de la imagen

Los componentes que constituyen el suelo de mayor calidad para el cultivo de bonsáis incluyen la roca de lava, la piedra pómez y el akadama en una proporción media de ¼ partes de roca de lava y piedra pómez a ½ parte de akadama.

Sin embargo, el mejor suelo para los bonsáis es en realidad específico de los árboles, por lo que la cantidad de estos componentes básicos puede variar ligeramente.

Esencialmente, la presencia de estos diferentes componentes también afecta al programa de riego.

Por ejemplo, añadir más akadama ayuda a aumentar las tasas de retención de agua, lo que significa que el riego no será tan frecuente como en el caso del suelo que consiste en cantidades menores de akadama.

Puedes hacer que la forma en que los componentes del suelo influyen en el trabajo de riego a tu favor, pero esto sólo es posible si investigas adecuadamente la cantidad de todos los componentes básicos presentes en tu mezcla de suelo de bonsái.

Video de Bonsái de los Apalaches – Pruebas de suelo del Bonsái: Parte 1: Retención de agua

Fuente: youtube.com

Regla #3 – No dejes que tus árboles de bonsái se sequen completamente.

Fuente de la imagen

NO es una buena idea regar el bonsái cuando la tierra todavía se siente y parece mojada.

Sin embargo, se da el caso de que a veces, el suelo sólo puede parecer húmedo cuando en realidad está bastante seco. Por eso, meter el dedo en el suelo a un centímetro aproximadamente es la mejor manera de entender si es hora de regar o hay que esperar un poco más. El suelo debe sentirse sólo ligeramente seco pero no mojado al tacto.

Cuanto más experiencia tenga como jardinero de bonsáis, más fácilmente podrá detectar cuando es la hora de regar de un vistazo.

Pero antes de acumular la tan necesaria experiencia, asegúrate de que al menos no dejes que la tierra se seque completamente, ya que esto puede significar un desastre para tu obra maestra de bonsái.

Además, no dejes agua estancada en las bandejas por mucho tiempo, ya que esto puede crear el ambiente perfecto para que se produzcan bacterias dañinas.

Video de Eastern Leaf – Bases del Bonsái: Regando tu árbol de bonsái.
Fuente: youtube.com

Llaves para llevar

Fuente de la imagen

Como dice el proverbio tradicional japonés, ningún camino es demasiado largo en compañía de un amigo – y esta es una hermosa manera de describir la alegría de su viaje en bonsái.

A pesar de su pequeño tamaño, su árbol de bonsái siempre le dará las mejores pautas sobre el riego (¡y no sólo!).

Y aunque el camino para convertirse en un maravilloso jardinero de árboles de bonsái no está privado de obstáculos, pruebas y errores, abrazar la experiencia de aprendizaje es una parte significativa de la sabiduría que reside en el arte del bonsái.

Cuando intentes averiguar cómo regar los árboles de bonsái en el interior, respira profundamente, investiga y deja que tu amigo en miniatura te “hable”, nunca te mentirá y nunca te decepcionará. Poco a poco, antes de que te des cuenta, empezarás a entender y a “hablar” el lenguaje de tus bonsáis, ¡y es un sentimiento imposible de expresar con palabras!