Árboles Bonsái Shohin | Jardinero de árboles Bonsái

El bonsái es un antiguo arte de la escultura hortícola. La traducción de la palabra del japonés significa “árbol en una maceta”. Se cree que se originó en China durante la Dinastía Han, el bonsái fue introducido por primera vez en Japón unos 500 años después por monjes budistas.

Es un arte exigente, pero contemplativo. Como las esculturas en piedra, la belleza del bonsái se revela a través de lo que se le quita.

De los muchos tipos de bonsái, Shohin es uno de los más desafiantes y más gratificantes. La palabra Shohin significa literalmente “pequeños bienes”. Los árboles entrenados al tamaño de Shohin no tienen más de 12 pulgadas de alto o ancho, y pueden ser mucho más pequeños.

Una buena regla general es que el árbol en maceta debe ser lo suficientemente pequeño como para sostenerlo en la palma de la mano. El bonsái Shohin está creciendo en popularidad, especialmente entre los entusiastas que tienen un espacio limitado para crecer. Lo único que se necesita son las herramientas adecuadas, las condiciones de crecimiento adecuadas y mucha imaginación y paciencia.

Para entender el bonsái Shohin, es mejor empezar desde el suelo y subir.

Macetas, plantación y transplante

El primer desafío es plantar un árbol en una pequeña maceta de poca profundidad. Como hay tan poca tierra en la maceta, el bonsái Shohin debe ser replantado periódicamente para que sus raíces reciban suficientes nutrientes.

Leer más: Guía de cuidados de las especies de árboles de bonsái (A – C)

Cuanto más pequeña es la maceta, más rápidamente se agota la tierra. La tierra también debe drenar bien para evitar la putrefacción de las raíces. También es necesario transplantar a una maceta ligeramente más grande para evitar que las raíces se compriman demasiado. No es raro que las raíces en expansión rompan una maceta cuando esto ocurre.

La poda de raíces también puede ser necesaria para mantener el cepellón en equilibrio con el crecimiento anterior. Al plantar o replantar un bonsái Shohin, es aconsejable examinar primero el cepellón y peinar las raíces con los dedos para airearlas y aflojarlas. Las raíces largas y colgantes deben ser recortadas para que encajen usando recortadores afilados.

La maceta en sí misma debe tener los agujeros de drenaje adecuados en su fondo. A continuación, se debe añadir una capa de tierra bien drenada para aumentar el drenaje. En esta capa se pueden colocar alambres de atado y presionarlos para no molestar a las raíces más tarde.

Por último, el árbol puede ser persuadido en la maceta y plantado firmemente con suelo rico en nutrientes. A continuación, se riega a fondo para ayudar a reducir el impacto del transplante y para asegurar que el agua pueda drenar libremente desde el fondo de la maceta.

Leer más: Guía de cuidados de las especies de árboles de bonsái (D – J)

Estos pasos deben seguirse cada vez que se transplante el bonsái.

Condiciones de cultivo

Las condiciones de temperatura y luz para el bonsái Shohin varían según el tipo de árbol que se está entrenando. Los árboles pueden ser de especies caducas como el arce japonés (Acer palmatum), la azalea o el ficus, o de especies perennes como el enebro, el pino o el ciprés.

Hay que tener en cuenta que algunas especies son semitropicales y requieren condiciones más cálidas y soleadas, mientras que otras pueden requerir períodos de temperaturas frescas e incluso pueden dejarse al aire libre en invierno.

El riego es particularmente importante para el bonsái Shohin porque las pequeñas cantidades de tierra se secan rápidamente. Regar frecuentemente es una necesidad, aunque la maceta del árbol nunca debe dejarse en agua estancada. Una atmósfera húmeda es lo mejor y ayudará a evitar que el suelo y el follaje se sequen.

Entrenamiento y poda

Entrenar a un pequeño árbol es una tarea meticulosa e infinitamente interesante. Cuando se cumplen las condiciones correctas de plantación y crecimiento, el verdadero disfrute del bonsái Shohin puede comenzar.

Leer más: Guía de cuidados de las especies de árboles de bonsái (L – W)

Primero hay que visualizar la forma deseada. Puede ayudar el estudio de ejemplos de un gran ejemplar de la especie para tener una idea de sus proporciones y hábito de crecimiento natural para visualizar su forma en miniatura.

A partir de ahí, la imaginación y la fantasía entran en juego.

Un tronco puede ser curvado en una dirección con cables de atado. Las ramas pueden ser recortadas retirando las ramas con recortadoras afiladas o cortando los brotes con las puntas de los dedos.

Se pueden quitar ramas del centro del dosel para dar al bonsái una forma abierta, o recortar los lados para darle una forma cónica. Las ramas también pueden ser atadas para crear una forma caída en cascada.

No hay límite a la variedad de formas que puede tomar un bonsái Shohin, pero es importante recordar que no se debe quitar más de un tercio del follaje del árbol en un año.

Antes de cada poda debe pensarse cuidadosamente. Sólo hay unas pocas ramas con las que trabajar, y lo que se quita tardará meses en volver a crecer.

En última instancia, el proceso de crecimiento y entrenamiento del bonsái Shohin es uno de meditación pacífica y alegría obtenida de las recompensas de los cuidados diarios. Celebrados en el arte a lo largo de los siglos, estos árboles son elegantes miniaturas de sus homólogos más grandes.

Leer más: Tipos de Árboles Bonsái TypesViews: 4962Compartir: